martes, 1 de mayo de 2012

Victoria


No es la multitud con alas, es el ruido de la libertad, el murmullo del no viento, el mundo que espera el sueño, la palabra.

Lúmpenes celebran tu sangre de yegua, con asombro tu cara detenida, tu pelo de todos, tan revolucionario, tan subversivo.

No es la multitud con alas, es el ruido de la libertad.

2 comentarios:

Celeste dijo...

Hasta la Victoria, siempre... Lindo, como siempre... Cariñosssss

Lista de manias dijo...

Esta muy bueno. Que protesta tan abisal tienes.