viernes, 27 de enero de 2012

Agos





La última vez que la vi fue en una estación de trenes, los mismos que llevan todos los días a los que buscan resistir a está realidad.

Sonrió e hizo un guiño a la noche con su risa circense y no miro nunca más atrás.

Agos es una mujer con MAYÚSCULA, da todo hasta lo que no tiene sin esperar nada.

Sus rulos abrazan a la revolución, convirtiendo su cabello luna en un planeta a habitar.

Sus sueños despiertan todo el tiempo. Enamorada del accionar colectivo.

Es poeta, soldado, MUJER.

No para de dar carcajadas a cada puesta del sol y muestra que hay vida en otros mundos. Porque tiene una ventaja, ella se deja vivir, sin pensar demasiado o sentarse en la falda de Sofía.

Duerme, con sonidos que ahuyentan a la soledad de la noche y habla sin parar, sin saber que lo hace.

Es niña, es pájaro y jaula también.

Roja pura, sin antepasados que la gobiernan. Valiente y de una juventud que no va a cansarse.

El latido de su corazón es baguala, baila porque se anima a arriesgar y no a resignarse.

Ella es todo, sin ser nada.

Esa vez la vi, debí sentir su naturaleza antes, pero la ceguera me vuelve estúpido en tiempo completo

Ella es y yo me pierdo entre los trenes que no llevan a ninguna parte, esos que nos regresan a algún lugar al que no queremos volver.

sábado, 21 de enero de 2012

Croquis urbano


Viven,

resisten,

mueren,

viajan.

Imagen proyectada.,

espiral itinerante de música huérfana que insiste en la búsqueda constante, de la sonrisa incierta.

Acople de murmullos, de los mimos deformes.

Carecen de antena; y de señal.

Inmóviles en la odisea de los andenes,

despojan su desnudez . la abrigan con .

relámpagos de incertidumbres.

Experimento urbano.

Malheridos,

con ruidos en la piel,

perciben almohadas en sus ojos explotados de sueños de explotadores.

Olvidan,

resisten,

vuelan en la lentitud.

Esperan

la bala que perfore la sien, con más penas; y sin olvidos.

Una niña se detiene a mirar cordones desatados

entre pájaros de maderas.

Oxidan soles y lunas.

Calcan arenas,

filosofía occidental de correr al mar sin saber porque.

Nada sucede,

y la serpiente entre rieles

escupe veneno en los pechos abiertos

desarticulados que olvidan en las vías desterradas.

Siguen el viaje,

sin transfusión de sangre dogmática.

Rueda cíclica.

Viven,

resisten,

mueren,

viajan.

Purmamarca

La rueda se detiene en Purmamarca, donde los sueños duermen entre cerros y riospiedrassecas.

Un espantapájaros se sienta en la cima y comienza a sentir el ritmo del Pueblo León .

Sus palabras tienen significado Quechua.

Ante el alto Rey su piel se mezcla en la sierra multicolor.

En la dulce lluvia una niña sonríe, mientras un perro se sumerge en búsqueda infinita.........


(Escrito en Enero del 2009)

miércoles, 18 de enero de 2012

Sencillo adiós

Libido, música que entierra el gran llanto.

Caricia de historias viejas,

odio la mascara de sus palabras.

Se ve de paso,

la bailarina,

soberbia y pálida.

Y a mis pies el presente como un hacha cortando al árbol espeso del pasado.

Sonrió con aire remador, puntualizó el fin, pero no sin detalles.

No sabe que vi su alma,

cuando me dijo adiós.

Llevaba escarpines rosas en su sexo, pero no lo insinuó, lo silenció.

Me he puesto al morir, a que seque la lluvia.

“Aquí esta mi pecho mujer para que lo hieras del error”


Mientras un nudo sostiene una promesa olvido.

domingo, 15 de enero de 2012

León y Trilce

Nacieron de noche,

guerrero y pacifista,

entre el aquelarre de tijeras.

Eran futuro,

promesa que trepó el espiral,

arma de doble filo que explotó en la cara descubierta de cicatrices.

León besa a Frida en el nudo del pasado,

Trilce se deja seducir por la conspiración de los machos.

En el tumulto de las raíces,

el deja de ser esclavo dogmático y ella prosa bonita.

Cortan el cordón umbilical,

Separan sus almas,

los sueños.

La barba lo abandona para ir con Trilce en el deseo de transformar.

Odio,

mentira,

rencor,

lejanía,

muerte,

lápida,

elementos que desparraman al origen de las cosas.

La incorrección a trazar un mapa,

donde quedan tierras incógnitas,

con archipiélagos no cartografiados.

Se abandonan en el camino de la inocencia perdida.

Los bandoleros del desierto estrangulan la disculpa,

todos sus olvidos.

Ella es mentira como la de padres que abandonan al niño, el queda como un trapo deshilachado por el sol.

Salta la lotería del destino,

solo un perdedor,

el amor.

sábado, 14 de enero de 2012

Cuerpo

Aluvión de miradas sin silabas,

sed recién nacida en la huella,

reveló la risa oceánica,

hija de la necesidad de decir: “El amor no es amor, nada”

Hundo las venas en las raices de la despedida.

Visión

Camina a la fabrica, pierde el duelo con sus recuerdos.

Murmura en el mimeógrafo del fusil del “todo o nada”.

Trampa fatal del destino,

pulmones castigados ausente de aire, de un rescate próximo.

Sus manos dejan la espalda para dejar una pequeña señal con un pedazo de carbón: “ ¡ Aquí muere la familia!

Cómplices de perezas, refugiados que se mueren de hambre son el margen del corazón que sufre más, que no enceguece sino ilumina.

Sueño eterno

Semidesnuda, de manos atadas al martillo en el cerebro.

Cruje la violenta música hasta la alfombra del opresor.

Amándote hasta los puños de cosas imposibles.

Tropecé con los besos que se pudren en el río, al anochecer.

Libertad encriptada, escondida en la ropa, esquiva al guarda cárceles, codifica la angustia de un niño proletario.

El llamado espontáneo no respondido, es desconsuelo del naufrago.

Drogas en el corazón,

sexo y delirio,

lava su cuerpo en sombras.

Hábitos cambian en el vientre de una mujer gorda, amigos de un circo,

entre peines diminutos, ella es decorativa de algo que esta, pero no se usa.

La herida, es perra que muerde el anciano de mis huesos.

Pobre, de mates amargos en la trinchera, el sol de tu sueño entero, hace buscarse la vida.

viernes, 13 de enero de 2012

Secreto


Una casa vacía, es el

secreto,

olvido,

un deseo de ventana

que alimenta el vacío,

anestesia al sudor,

al insecto en mi carne.

Analfabeto del amor,

sexo sin sabanas, disimulaba ser brisa, esclavo en tu silencio oculto, ahora lavo tu cuerpo, sale lo estéril y transformo al pájaro en flor.

Pétalos en piel,

secreta divina,

esmalte de luna,

miliciana su lengua, catedral de volcanes, pecado inmortal, duerme al fin a mi lado, no hay nada que la prohíba, es diamante de una vivienda lindera en la vigilia, habitable por el soplo de mi pecho.

Nadie nos ve, somos verbo que alimenta al vacío..

Pena

Vaso ardiente de pequeña mujer que lloraba su país entero, las ganas de vivir, desprendiendo la paciencia, para convertirse en nada que perder.

Abrió la libertad de batallas previamente perdidas, eligió llamarse anarquía, estéticamente bella,

sin besos de analistas de diván.

Desorden en mi pobreza, nostalgia en su armadura.

Lloraba su país entero, sus arrabales, un destierro de tristeza, desobediencia en mi insignia roja, la abrasé en mi andar fugitivo, solitario.

Abrió la puerta vestida de sonámbula vida.

jueves, 12 de enero de 2012

Virginia y Juana

A Virginia Bolten y Juana Rouco

Juntas son polvo de azúcar:“Especie de barniz en la piel”.

Bautismo de sangre de alma libertaria.

Indisciplina en la forma de predicar al amor, diseñadoras de la escabullida de la dirección contraria.

Hoja clandestina, murmullo dignidad, da sus frutos de sublevación.

Los perros, defensores de riqueza acumulada, le arrancan una muela,

un dolor,

una angustia,

una utopía.

Insolente lluvia de piedras las desafían.

En las casa, en las calles, sus voces son lucha, son fusil encendido de futuro.

A Roque Dalton

Tienes razón.
Es necesario tomar el poder,
nunca humano,
cambiante,
clandestino.
Transformar,
al anarquista,
al burócrata,
al socialista,
al burgués,
al proletario,
a la vanguardia
a la dialéctica estática.
Es necesario la lucha armada,
el desencanto,
la revolución.

Teoría del desamparo del cielo



¿Qué hacer con el cadáver?

¿Qué hacer con el desamparo metafísico de la pena?

¿Con el costumbrismo mágico?

¿Qué esperar de las minificciones de la comodidad?

¿Escapar del momento de que la poeta mete la mano en su saco para retirar el paquete de cigarrillos, pero en realidad esta a punto de extraer un arma?

Ha aprendido a contar en voz alta hasta diez.

No siente ningún placer, solo asco.

Apela a los baúles, instinto asesino.

En la alfombra kafkiana, un cuerpo desgarrado, deshilachado, desparramado, abre la puerta misteriosa;

¿Qué hacer?

Si comprendo

Si comprendo.

Son las mismas ambigüedades, intersticios de un pacto fáustico a contramano.

Si comprendo.

Otras manos cavan la marca de una imaginación aristocrática,

acentúa un accidente matemático de la simulación retórica.

Si comprendo.

Aullidos del verano, son la ultima gota, de nuestro viaje desnudo.

En las mismas esquinas, en los mismos rincones de las paredes sin cuadros, en los mismos silencios, en la misma conexión del amor sin amor.

Si comprendo; algo espera el alba.

La mujer a venir

La calma de mis dudas, persigue los

pasos de tu barba que se deja crecer.

Ilusión de los perros en tu vestido del barranco, promete la cuna de mi tristeza.

Caballo de mártires y verdugos, somos en la mirada blanca de sal.

La salida abre recuerdos por venir, la propiedad privada de tu humanidad.

Fondo de agua de la mujer que viene.

Clown

Ella hace el amor con su mismo sexo, abandona

las dudas, orgasmo único

el olvido.

No tiene alas en sus espaldas, es fuego urbe.

No cuenta verdades, es silencio trastabillado.

Se corto el hilo y cayo en los besos de su amante.

Descubre el diván, abandona al naufrago del tiempo.

Su furia mueve el perfume de un mundo habitable, sus sueños.

Inmóvil

Entra a mi celda,

barrotes, opresión,

despertar del hambre

y la malaria.

No hay cigarrillos,

en la cabecera de la cama,

ni la medicina de tu sexo.

Siéntate en el cajón de manzana, es mi hogar, es el ataúd del espanto.

Lava tu cara en sangre con un fulgor de estrellas, y avísame hacia donde va tu risa.

No quiero ser, soy

Yo no quiero ser pasado,

denso, asfixiante.

Yo no quiero labios psíquicos que te besan, sino quedarme en los restos de la noche.

Soy culpable, de no verte en tiempo, de escapar a las garras de una casa vacía.

Soy inútil silencio en la voz de tu poesía.

Soy, exilio de las arrugas de la grieta de la calma.

Yo no quiero ser vía crusis en el pecho montaña de tus alas.

No quiero ser café de una charla vacía de emociones, ni levantarme cada mañana con la deuda contigo.

Soy sueño lleno de pólvora, en algún lugar de la infancia.

Soy un deseo de adiós que no escapa de tu cuerpo, pero que a tras luz es arrecife en tus palabras.

No obstante lo libero para que no sea el peor pecado; quiero y no puedo.

Made in Habana

Ayer estaba lleno de multitud y hoy también,

tus labios de habana me dejan vivo en la sombra oscura de un pasillo de hotel.

El color de tu pelo, guía la furia del dolor más atroz,

ser feliz.

Exceso de fatigas diseñadas, malos vientos

bajan a mi frontera de épocas preferidas.

No hay escondites, no hay escaleras, solo lo vivido en el exilio compartido, sabanas sin ideología, cordillera de

pies calientes, de amor en rojo.

Retazos

Siento, razón ser.

Chicharras secas de una infancia,

guardapolvos de abuela,

botes de una carrera interminable en el rió de todos los días. Junto a una

radio lámpara que relata el partido imaginado sin resultado.

Los dibujos en la pared, son barro esperanza de una vida.

Siento, razón ser.

El karting en la parra de sueños, hormigas andantes en el camino descolorido son cómplices de una tortuga que da un guiño a la rebelión.

Siento, razón ser.

Un rayo febril, derrumba los retazos de un ayer inflamable de tiempo.

Regaló mis huesos y entierro una lagrima.

miércoles, 11 de enero de 2012

Anatomía de un rezo


Proclive ante la cruzniña imparcial en el suelo.

Milonga que nutre la pelandusca de un fragmento de tierra.

La serpiente en la mano abierta clandestina, implora ante el sayo de madre, esposa, amante, mujer.

La piel borracha de tu sangre, baila un rezo en la piel,

todo lo vivido,

lo odiado,

lo deseado.

Prestidigitación de pagano,

teología urbana,

una risa lagrima es talada en

la cruzniña .

Gotera

Dos madres de sangre,

un vientre de alcoba,

iluminando mi rostro con una lámpara de cartón.

Ladro las pulsiones nocturnas,

la maquinaria a destiempo,

me hace pernoctar en la banquina.

No asusto al valor,

ni escupo a la libertad,

alzo en mis brazos la gaviota perdida en la alcantarilla,

su ultimo resplandor es testigo del ojo rojo que se desprende de mis enflaquecidos huesos.

El agua,

ahoga el litoral urbano de sabor salada de esperanza,

beso a la flor del pie,

vuelo en la sonrisa,

me pierdo en la gota ceniza del olvido.

Poshitsa



Deja caer su traje.

Se derrumban los lazos solidarios,

la sensibilidad,

la niña pájara,

el alma espejo.

El cuerpo es carne y hueso,

cruel,

humana.

Plusvalía en su prosa,

aduana en sus palabras,

arte de disimular,

donde comparte el capital con la sombra en sus ojos.

Sin vendas al atardecer,

murmuro: “Amo a las mujeres canallas”

Gea

La tierra pide siglos,

vendaval de huellas,

de sueños manso en canto de gritos en el cerro, para poder volver sembrar hombres.

Preñada de vida en sol mayor.

No detiene su marcha,

con su luz encandila,

la brecha de los fusiles que escupen revolución en las fabricas,

en las oficinas urbanas,

en el campo a sembrar.

Levanta sus brazos, suelta el alimento del explotador.

Libera sus puertas de en par en par, para ser fuego en el agua.

Y alimentar los sueños en su canto a caracoles del monte selva.

Infección de un adiós

Despierto como un cacharro exotérico,

en el jagüey del perdón.

Separado del elemento narcisista, nadare en el río viperino del norte y sur del seno de tu planicie de penas.

Galopo en un tango, que sacude las distancias.

El alma ni una pajarita tiene en la solapa de su traje deshilachado.

Pelanduscas son deletéreo en mis labios.

Tiemblo de culpas infectadas, ciegas de holocausto de los huesos a quebrar.

No seré un muro,

no seré una montaña,

no seré un mar muerto, ni lago inabarcable.

solo seré.

Hombre en cinta

Subo al suelo para dejar el cielo,

con mis ojos en una tirolesa acrobática.

Los perros del sol acarician los puertos ahogados de oasis arrancado al niño sin casa.

Las semillas del dolor persigue a lo lejano de las cosas.

No se de que sirve haber nacido,

no se de que sirve llegar al origen de los sueños.

Los manuscritos en una mujer embriagada de escondidas y rayuelas, me desorientan, ahorcan la abacá de mi ser.

Como un aedo conjuro la denegación de la opresión y el noble kamikaze de las entrañas despierta el nirvana del obrero.

Raúl

Cambia el escenario.

El poeta que vive al amanecer escupe en su pluma gorrión :" El mundo esta empapado de lluvia"

Cambia la escena.

Cenizas de perseguidor de musas en los tejados, libera la rosa brindada en telarañas de mundos.

No sabe morir es fuego sanguíneo,

es verbo, es poeta, es soldado.