jueves, 6 de octubre de 2016

Una recuerda trozos de músicas murmuradas en las veredas de la jungla de cemento. Una recuerda olores de un parque de alas que te llevan a la luna. Una es la distancia sin brújula; sin relojes. Una es un barco de papel que se deja a la aguita fresca. Una es la semilla de pueblo; de un mundo sin fronteras de un grito colectivo que se escucha cada vez más fuerte:"VENCEREMOS". Una definitivamente; es.

Abrazos



Quedará la lágrima en el silencio clausurado. con tibio olor de dos desconocidas que se dejan a la noche sin ruido. Vendrá lo que nunca escribiste y me pondré el vestido-brillante en un tiempo-para leer tu voz sin vos; tus ojos sin vos. Hare embromar a los opresores para alegrar mis ojos tristes y justamente ahí; volveremos sin tiempo; ni espacio; con esa luz dentro de una botella en la orilla del mar perdido. Y juntas miraremos esa luna tan distante como nosotras mismas.

En el acto de desconocernos; nos reconocemos. Esa libertad donde todo nos falta menos la alegría. Donde nuestros relojes no tienen hora y somos niñas pedaleando los sonidos. un día diremos; "hemos sido..." y seremos ceniza y olvido. Abrazo que deja vacía la plaza; porque se lleva en el pecho esas lámparas proletarias que arden como sol misma. Vuelvo a guardar en los bolsillos la nostalgia de la lluvia como un tatuaje; una cajita de música. Una primavera mojada que contempla lo que permanece.

Y ahí quedará la lágrima clausurada. Mostrando rostros de días que escapan al almanaque. ahí quedaremos juntas como algo que regresa en la íntima ventana. Llenas de gente que sueña con un mundo mejor. Llenas de ese amor proletario. Ese lenguaje que habla por los ojos y que nos da calorcito con ese farol a kerosén. Y Ahí permaneceremos; como escondidas en un ladrillo de esos esqueletos urbano; entre risas y goteras.

Nada se detiene; todo es lucha. Dame un fusil compañera para perecer o triunfar. me dejo en el abrazo y en el entender tu vos; me dejo a la vida.



martes, 14 de junio de 2016

Fue como soltar en Terra el beso posterior a todos los besos.
Asumir que no tenemos dueñxs y que no soportamos los celos machistas.
Acá ningunx va a venir a controlar nuestro cuerpo y tampoco a reproducir un sistema cobani.
Vamos juntxs aguantar los trapos de la libertad
De pronto entró ella.
La que con sus manos, su medicina, lucha contra el desequilibrio de la vida y la muerte.
De pronto entró ella.
Con su mirada solitaria como la eternidad. Restauradora de objetos del pasado con olor a presente.
De pronto entró ella.
Con su oficio de madre y besos religiosos y un sol coplero en el vientre.
De pronto entró ella.
Todo fue prosa indomable. ALMA DE PASTEL que devora todo movimiento. Y ya no se deja vivir sino que vive.
Una vez más volvió a entrar ella. Con su mirada de tiza y con un puñado de besos sin descodificar.
Ella es todas y todas son ella.
Somos hijos de Lombroso ¿Me lo vas a negar? Vos, yo, todos.
Aunque seas la vanguardia del ANTIPATRIARCADO. La fobia va por dentro.
Ellos los degenerados, anormales y delincuentes. Nosotros el orden de las cosas. 
La belleza urbana es perturbada por esos cuerpos perdidos.
Nosotros los hijos de Lombroso. Los que sostenemos el mundo del orden con nuestro bienestar logrado del esfuerzo de los otros.
Bebemos la sangre y producimos los cuerpos de la pobreza.
Somos la Iglesia, la Escuela, la Justicia, los narcotraficantes, los patrones, los opresores.
Somos los machos alfa que silencian las voces, aunque nuestro cuerpo no coincida c on el orden biologicista “porque el machismo no tiene cuerpo”
Asumir que somos hijos de Lombroso puede ser el índice para comenzar a desterrar el patriarcado y el capitalismo de nuestros poros.
Es nuestra oportunidad ¿la vamos a desaprovechar

jueves, 2 de junio de 2016

Me he Trans-formado en una mujer revuelta. 
En volcán.
 En viento. 
En diluvio y tormenta. 

Me he Trasn-formado en la que vida que sucede todos los días a la muerte. 

Me he Trasn-formado en fruta madura.
 En tierra fértil. 
En grito de batalla. 
En roble fuerte.
 En fin de la mansa permanencia. 
En el sexo rebelde.
 En la figura incorrecta. 

Me he Trasn-formado. 
Y es inevitable. 
Ya no hay tiempo, ni espacio para imaginar el retorno. 

Me he Trasn-formado

lunes, 30 de mayo de 2016

Que me alcance.
 Que me remonte el cielo. 
Me revuelque y que me bese con humedad mirada del sexo rebelde.

Que me invite a leer: “Los Siete Locos” sin ropa y que de un tirón arranque las ropas del llanto en el pecho.
Que me incomode con su heteronormatividad y me moje con su tormenta de contradicciones feministas que le genera vivir en un sistema cobani capitalista-patriarcal.
Y que me pinte la piel y en esa orgía de colores me haga sonrojar en la danza de la fiesta.

lunes, 11 de abril de 2016

Hay que desvestir los géneros, quitarle los senderos previsibles. Arrojarse al vacío de la realidad tangible y explotar en el instante.
Besarse con el aroma de un poema de Bertolt Brecht y esquivar las telarañas de un mundo partido en mil pedazos.
Cada golpe de viento en alguna casa de Santiago del Estero es como el mar. Esperemos el viento.
La sangre de los recuerdos deshilachados, las lágrimas de la pasión en la oscuridad de un cine será la esquina donde terminan los ojos que asfixian la noche.
La gente que todo lo ve no podrá distinguirnos.
Un piano comenzara a llorar como los años cansados de un boxeador.
Ella se fue, yo también.
Tan fuera de tiempo. Tanto sexo sin deseo.
Hay que escarbar en los bolsillos ese último centavo que nos regala la sonrisa matutina y volar.

lunes, 4 de abril de 2016

Nuestro amor es revolucionariO y los perros del orden, la policía no sabe encontrarlo cuando nos palpa contra una pared oscura.

Nos arrojaran a los leones y nosotras con nuestro amor de clase y al mismo tiempo, nuestro odio de clase, le arrancaremos sus dientes filosos.

Nosotras juntas somos molotovs. Ahora explotaremos para desobedecer al corazón del imperio.

Somos violentas, somos terroristas. Pateamos los ojos del dominio ideológico que siempre silencia al grito. "Callar es obedecer y nosotras somos desobedientes"

Somos semillas de feminismo, acción rebelde, furioso huracán que arrasa el patriarcado/capitalismo, sin volver al pasado.

Queremos ser libres, dejar de ser jaulas de nosotras mismas para que nuestras plumas de pájara BRILLEN AL VOLAR POR EL AIRE.

Somos 40 otoños y juntas aplastamos con el pulgar a la policía y encerramos a los políticos en sus urnas.

Nuestro amor es revolucionariO y los perros del orden, la policía no sabe encontrarlo cuando nos palpa contra una pared oscura.
¿A qué hora huirás?

Tu beso será una molotov que no sé donde impactara en mi tierra. Y nacerá, absurdo, demente, un nuevo caminar de trapecio.

Saboreemos nuestro “no vas a volver”, vestidas de agua. Incertidumbrecerteza que se refugia en la luz.

Y temblemos al avanzar los cementerios de las sabanas con fiebre. Los huesos chorrean tiempo inquebrantable y el olvido y el me acuerdo de nosotras mismas será un vuelo libre en el suelo.
Las doce. 

Es la hora de huir.
I. Desde la ventana serpiente de metal, con el índice del sol, ella y yo escondíamos el ruido, las sombras en conjuros del lenguaje.

II. Entre árboles y el deslizar del agua, fuimos viento de sarcásticos interrogantes. Nos besamos como dos mujeres desconocidas, sin saber como nombrar ese beso.

III. Al mirar tus ojos, escuchaba las palabras que desataban la explosión del sexo rebelde. La miel de esa noche de julio de vampiras con olor a sexo de mujer fue la sustancia que nos TRANSformo en azul.

IV. Y ahora con la calle con ojeras del grito en silencio que dejo el eco de la herida en el primer round, nos abrazamos juntas en la lágrima exiliada.

V. La noche nos olvido en la locura del mundo. Sin rastro de nosotras, con la certeza de la distanciA que nos convierte en fantasmas.

VI. Nos dijimos nada y nos perdimos en las cosas simples.

martes, 5 de enero de 2016

Quereme trans.
Con mi ser en disputa permanente.
Quereme siendo esa chica que corta la relación por Facebook porque no aguanta más tu histeriqueo y se resiste en volver a verte.
QUEREME TRANS. La que te invita a destruir las practicas machistas y patriarcales. Las mismas que se resisten a morir.
Quereme trans.
La que se niega a tus brazos de madre que busca protegerme del infierno de la mirada del otro y al mismo tiempo pone en jaque tu teoría y noción de identidad.
Quereme trans.
La que busca coraje y cuando lo encuentra abre la jaula y se inquieta por lo nuevo.
Quereme y que mi nombre sea TRANSparente, que te permita dejarnos vivir y ser desobediente de nosotras mismas.
Quereme Trans.
Soy una mujer, tengo pene y estoy feliz con eso, en una época violenta de imaginarios sociales.
Quereme sin ser la heroína que me quiere proteger, sino siendo vos. Siendo la que se larga a la heterofuga.
Quereme (como dice Susy Shock) en mi género colibrí.
Quereme TRANS...