sábado, 11 de julio de 2015

La noche hace a la noche con simples cosas.
Una mirada de Nicanor, el neto contador de historias alcanza para llenar el vacío. El odio de clase en su pecho es la huella de un camino a seguir.



La noche hace a la noche con simples cosas.
Emilia tiene facilidad de palabras, a cada segundo va hilando su discurso, que a la vez es mío: La represión es política de Estado”, me quedo quieto, ahí no llega el invierno.



La noche hace a la noche con simples cosas.
En un rincón, la veo a ella con mucho viento que levanta la tierra de desgastados sueños. No dice nada. No digo nada.
El no palabras nos indica que es “We Xipantu”, el fin de un ciclo y el inicio de otro.

La noche hace a la noche con simples cosas.
Abelardo, el poeta del pueblo me invita a cebar unos amargos, ya no hay pájaros, sino ametralladoras que danzan en mi sal de lagrimas.
La revolución es como el hambre en mi rostro, siempre esta presente.


La noche hace a la noche con simples cosas, aunque estemos ausentes.


viernes, 10 de julio de 2015

Háceme el amor como quien hace la revolución.
Y yo prometo enredarme en tu cuerpo y habitar tus ojos de almíbar que arañan el silencio.

Háceme el amor como quien hace la revolución.
Que tus pechos de viento me cuenten al oído la historia del hombre. La lluvia, la selva, el frío, la soledad, la ternura hacen al amor. Quémame  en el fogón y quítame la palabra.

Háceme el amor como quien hace la revolución.
Traza mi piel con huellas de paisajes que nadie ha pisado aún. Con tranquilidad, no voy a presentar resistencia. Podes plantar mil semillas de despertar de leones en mi pecho liso. Y mi cuerpo no las va a rechazar- No habrá más penas ni olvidos.

Háceme el amor como quien hace la revolución.
Aprópiate de mis miedos de producción y háceme una sociedad más justa y sin clases. Enterremos en la tierra a la opresión.


Háceme el amor como quien hace la revolución.


.



domingo, 5 de julio de 2015

Arde la lluvia, con su rostro de combatiente barba.Por caminos de recién nacida. Pasan todos los recuerdos de los latidos de las cosas que nos conmueven.
Su aire se puede mirar, tocar.
Ese sensualismo a cuentagotas es la inundación de perfecta soledad.
La lluvia, la del rostro humano, tan bestial pero de corazón llameante.
En su pecho veo pasar los días, los rostros.
La lluvia me trae la palabra exacta para nombrarte. Me habitas el alma y todo cabe en mi mano hasta que el barro de la ausencia es el centro. La lluvia es el puente. Quedo suspendido ante los árboles mientras la bailarina se moja de prosa y revolución.
Arde la lluvia con su rostro de combatiente barba..
Arde..


jueves, 2 de julio de 2015

Risa cerrada, corazón afuera, estoy al principio de tus brazos.
¡Descúbreme!
Yo soy el árbol que de sus manos vive el amor de los que vienen con fusiles desgarrados, sin secretos, con pólvora de un nuevo mundo.

Es la sangre de la tierra que enciende mi grito rojo.
Son los vidrios de la escalera de la luz del orgullo que abre el cielo como un arco iris.
 Solo tienes que mirar las ruinas como han vuelto a florecer.
Me he transformado en esa mujer de sexo rebelde y de cuerpo incorrecto y soy el volcán que estalla en el muro patriarcal.

Esta noche de sol te invito a pasear por el río, a bailar cumbia proletaria.
A que comamos arroz con olor a caldo de los que viven, resisten, sueñan.
Te invito alquimista a que conviertas en imágenes lo que ves sin ver y que es puro verbo.
Te invito sin tarjeta de cartón pero con tus propias palabras:


Bajo el humo del escrache  camino por la tierra que quema hacia el mar infinito que reposa en mis manos sus luces con olor a esos amores libertarios…

Risa abierta, corazón con puño cerrado, estoy al principio de tus brazos, una vez más.