lunes, 21 de septiembre de 2015

ENA

Se libera un puño colectivo en el cementerio de los elefantes, lleno de furia, de odio de clase.

Un puño que descarga contra los perros del orden, una molotov de conciencia que derrumba los cimientos de la lógica de la propiedad privada. Se libera de esa opresión.

Se libera de esa opresión superestructural., la que es invisible a los ojos pero que nos paraliza en la TRANS- formación.


Se libera para ser un verbo en el cementerio de los elefantes, llena de futuro.


No hay comentarios: