sábado, 20 de junio de 2015

Un Instante

Nuestro amor fue como esa rosa de puño cerrado… De besos con olor a la pólvora de fusil…De mirada infinita al horizonte, de profunda libertad.

Nuestro amor fue un instante.

Ese instante donde el obrero despierta para comenzar su jornada. Cuando decide hacer una huelga y discutir sus derechos...Ese instante que deja de ser sujeto sujetado.
El mismo en el que el niño se da cuenta de la estafa humana y comprende que sus huesos están determinados por la lógica mercantil, corazón del capitalismo y por instinto deja crecer su barba y el fuego en su mirada arde sin límites.


Nuestro amor fue esa melodía en la guitarra que se desata al aire y abraza a desconocidos y conocidos que encuentra en el camino. La de la poesía en las calles y no la de poetas que inflan su pecho de egocentrismo  y escupen soberbia, distancia con el lenguaje del pueblo.

Esa furia colectiva que compartimos contra el opresor, esa conciencia de familiares que han perdido su ser querido pero que se convierte en sangre combativa para no ser adormecidas por la represión del Estado. Todo es lucha en los dos. Dejamos de ser y somos.

Nuestro amor fue ese instante…La del viaje, la del encuentro y desencuentro, la de la ilusión y desilusión en un solo movimiento que configuro nuestras acciones con un patriarcado/matriarcado en los huesos que no pudimos disimular ambos.


Nuestro amor fue un instante.

Como un banco en donde depositamos nuestras expectativas en el otro y nos construimos simbólicamente…Tanto fue ese amor sensorial que cuando llegamos estar frente a frente, la semilla se escondió en la tierra y no quiso brotar al cielo. No quiso volar…

Nuestro amor fue un instante, como la revolución que nunca muere.

viernes, 19 de junio de 2015

Soy nada.
Siempre seré nada, aunque puedo ser todo y tener en mis huesos la revolución del mundo.

Hoy estoy dormido, como una despedida frente a vagones de un tren y el silbido de un abrazo, una rosa al arrancar del jardín que encontró el olvido.

Al otro lado de la calle, gente soñando en sus sillas de madera con el sistema solar en sus manos. Me veo a mi mismo y me quedo con ellos, en pleno sueño.

Por el misterio del fondo de un cajón, libero las especulaciones y enciendo un cigarrillo.

¿Por qué estoy tan triste?
¿Es por causa del sistema que me oprime día a día?
¿Será la piel equivocada?
¿El sexo como lluvia de invierno?
¿El amor como un fantasma de otros fantasmas?

Salí de mis ojos y llore con nostalgia como si yo fuera el cielo entero, infinito.

Soy nada.

Siempre seré nada, aunque puedo ser todo y tener en mis huesos la revolución del mundo

lunes, 15 de junio de 2015

Dario

Tus palabras son de mañanas...

La de la rabia en el asfalto, en el barrio, en todas partes.
Son huellas a seguir ...


Tu solidaridad, tu humanismo, tus ganas de vivir..
Flores piqueteras se quedan en mis manos proletarias.
Tu lucha se hace piel, se hacen futuro.
Junio desata la bronca contra el opresor y busca la libertad.
Tus palabras, tu ejemplo Dario son el arma fundamental para los que perseguimos a ella, la revolución.

Soltar



Quizás solo esperaba un helado al llegar a la estación pese a que es otoño en los huesos.
La verdad si queres saberlo, no buscaba cantarte la Internacional ni tatuar en tu piel la revolución…
En ese aire de sierras y lucha, intente despojarme de esos amores de bienestar que solo buscaban engordar su alma con la sangre proletaria.
Y pese al dolor de lo inesperado y de viajar sin saber, logre cumplir el objetivo, liberarme…


Tu amor me pinto de colores la risa desteñida.

 Y ahora que veo a ese otro amor en la plaza o en el cristal/radio entiendo que ese amor capitalista nunca será humanista y que había que soltar.

Soltar la angustia.
Soltar los miedos.
Soltar la piel.
Soltar el desamor.
Soltar el odio de clase.

Simplemente; soltar.



sábado, 13 de junio de 2015

De regreso curando las heridas



Levanto tu traje de alas y sirenas y reconstruyo tu sensibilidad de niña pájara y de encontrarte en el espejo.

Hoy el cuerpo no es humano y tu prosa es socialista/anarquista con el arte de vivir que se desprende de la luz de tus ojos

Sin vendas al atardecer,murmuro: “ amo sin esperar nada”....

Y sin aviso alguno los colores se hacen piel...mi piel...

En un sentido y en todos los sentidos 
Somos sin ser...



miércoles, 3 de junio de 2015

Ella y su amor de clase

 Ella con su furia, su odio y su amor de clase.

Ella, la rebelión que ensordece el cielo de lo incomprensible.

Ella con su abismo, su ansiedad, su paciencia.

Ella con sus besos lejanos/cercanos de los nadies, los oprimidos, los que luchan.

Ella con su fuego, su agua que inunda mi pecho huérfano de  revoluciones.

Ella y sus palabras efímeras e incompletas/violentas que golpean con sus clima/silencio a las pasiones.

 Ella y el desamor ese lenguaje secreto que pocos o muchos conocen. Ese que quita nuestro nombre del diccionario pleno de mística y abre la ventana de la nostalgia.



Ella con sus sombras, con su lluvia, gira en torno a mi piel.

Ella la que ríe y danza con el yosapa/malabarista y busca la transformación.
Ella que no sabe que la espuma de su tatuaje/piel es inexorable sol en mi ventana..

Ella, la distancia.
Ella la que contiene el tiempo en los árboles, en el viento…


Ella, solo ella.