viernes, 22 de mayo de 2015

Yo solo



Solo tuve una oportunidad para abrir las puertas de los pasos noctámbulos de la mañana.

Pero en el cielo vestí mi cuerpo de mis disfraces y mi boca fue tijeras de humo.

No borde el libre azar.

Yo solo donde mece la flor volveré golpear las puertas.

Seré la madera donde el hacha ve al monstruo a cortar. 
Y aunque quede una mitad de mí ser, la áspera sustancia de la melancolía se desprenderá de mi pecho. 
Y ahí podré plantar mil semillas/rojas en el corazón. Sin paraguas, ni vestido de atardecer.


Yo solo.

No hay comentarios: