sábado, 16 de mayo de 2015

Frida tiene razón. Todos merecemos que nos quieran despeinados en la propia calvicie y con la sonrisa sin dientes.

Que se acuesten con nuestros demonios  y que los ahuyente con su piel.
Mirar a los ojos y bailar esa revolución: Infinita, utópica, real.

Un amor que escuche las tonterías que se desatan de los labios, sin querer ser intelectuales pero que por la veracidad del tono de voz utilizado hace que se defina  de ese modo: Soberbias y superiores…

Merecemos un amor que se lleve la carne, las mentiras de la humanidad y no se asuste de las alturas que provoca mi suelo…

Que traiga sueños, ilusión, liberación.


Todos merecemos un amor que desarme y sangre de pólvora el cuerpo… Todos merecemos ese amor a toda velocidad…

Imagen: Solo Lucre

No hay comentarios: