miércoles, 17 de diciembre de 2014

No soy niñocielo.
No soy hombrecarne.
Soy sombraluz.
Busco a la poeta con su prosa denuda,
a la doctora y su medicina,
a la costurera y su infinito hilo en mi pecho,
a la alquimista de la imagen,
a la religiosa sin dios,
a la Habana espejo,
a esa mujer que son todas y ninguna.
No soy niñocielo.
No soy hombrecarne.
Soy sombraluz.



No hay comentarios: