jueves, 12 de julio de 2012

Soy mujer que nace, que se cose en los dilemas de la carne.















El infierno es la mirada.
Catarsis demencial que todo lo aplastó, que todo lo perdió.

Busco tus huellas en las sombras de vestidos que se refugian en el jardín.
Las hojas del tiempo desatan sus nudos y te dejo partir.

Ojos de pájara, ojos de jaula.
Escucho al sol en la calle del agujero en la media; en su fuego rojo, en su fuego agua.

Camino en suspiros envuelto en filosofía occidental de correr al mar sin saber porque.
El movimiento desprende su color en la sed de la piel.

El espantapájaros abre su pecho, te abraza.
Se exilia en tu risa que se deja partir.


1 comentario:

Celeste dijo...

Soltar las amarras del pasado.Renunciar al futuro. Estar.

(me he convertido en un fantasmita, leyéndote a tientas en medio de esta oscuridad. Estoy ;))