viernes, 22 de junio de 2012


La lágrima se hace carne.
La mandarina palabra.
El árbol ser cubre al agua, une sus manos para que el mundo no lo abarque y no le duela.
Huelga de acción, despierta en su propia madera.
Se mueve en la quietud.
La lágrima se hace carne.

Retrato de un viaje  urbano con Gus Odeon

No hay comentarios: