jueves, 12 de enero de 2012

Made in Habana

Ayer estaba lleno de multitud y hoy también,

tus labios de habana me dejan vivo en la sombra oscura de un pasillo de hotel.

El color de tu pelo, guía la furia del dolor más atroz,

ser feliz.

Exceso de fatigas diseñadas, malos vientos

bajan a mi frontera de épocas preferidas.

No hay escondites, no hay escaleras, solo lo vivido en el exilio compartido, sabanas sin ideología, cordillera de

pies calientes, de amor en rojo.

No hay comentarios: