sábado, 14 de enero de 2012

Cuerpo

Aluvión de miradas sin silabas,

sed recién nacida en la huella,

reveló la risa oceánica,

hija de la necesidad de decir: “El amor no es amor, nada”

Hundo las venas en las raices de la despedida.

No hay comentarios: